Todo lo que damos siempre vuelve

Sembremos amor...

lo que sembremos vamos a cosechar

El Eco de la Vida
"Un cierto día un niño se encontraba jugando solo en un bosque cerca de su casa, cuando de repente escuchó una voz; así que preguntó en voz alta
- ¿Quién está ahí?
La voz repitió: - ¿Quién está ahí...?
El niño enojado dijo: - Cobarde!
Y la voz volvió a contestar de la misma manera: - Cobarde...
Así que el niño siguió proclamando insultos y ofensas contra la voz, recibiendo de ella los mismos insultos.
Confundido y enojado el niño volvió corriendo a su casa a contarle lo sucedido a su mamá.
Cuando su madre se dió cuenta de que se trataba del ECO de su hijo, le aconsejó sabiamente que volviera al bosque y en lugar de insultar dijera palabras amables a la voz.
El niño volvió al bosque e hizo lo que su madre le dijo; llevándose la grata sorpresa de recibir las mismas palabras amables..."

Esta historia nos muestra de manera sencilla cómo aquellas cosas que damos siempre vuelve a nosotros, ya sea bueno o malo. Todo lo que sembremos en otros, algún día lo vamos a cosechar.






0 comentarios :

Publicar un comentario